Contexto

Las deudas pendientes son todas las cuentas por cobrar de clientes. En otras palabras, es la cantidad total de dinero que la empresa ha facturado, pero cuyo cobro no se ha hecho efectivo.

¿Por qué conviene que estén bajo control?

Tener un control de deudas pendientes es fundamental en la gestión del capital circulante y la liquidez de la empresa. Hoy en día, es fundamental para la gestión de la empresa. El objetivo es mantener y limitar la necesidad de liquidez a corto plazo.

Como la situación económica en la que nos encontramos cada vez es más difícil, el control de la deuda pendiente ha pasado a ser una de las partidas que merece una atención especial. Por tanto, hay que disponer de sistemas que permitan ver la evolución de la deuda pendiente de clientes sobre la marcha, sin limitarse solo a normas contables.

¿Cómo hacerse con el control de deudas pendientes de clientes?

1. Auditorías

Al igual que para todo cambio a mejor en la empresa, el primer paso consiste en realizar una auditoría para establecer qué áreas llevan a la generación de deudas pendientes de clientes: desde el departamento comercial al de cuentas por cobrar, pasando por el administrativo.

2. Condiciones generales de venta

La clave suele estar en las condiciones generales de venta. Conviene adaptarlas a cada operación e indicar a los comerciales qué márgenes de negociación tienen y qué forma de pago es mejor.

3. Gestión del cambio

Para romper con lo establecido hasta ahora, e instaurar la gestión del cambio, conviene nombrar a un responsable de cuentas por cobrar, que será la persona a quien recurrir cuando sea necesario.

4. Scoring de clientes

Después de establecer dichas bases, hay que realizar un scoring de clientes para gestionar riesgos por impago y definir una política de pagos en consecuencia: anticipos, descuentos, rebaja por pago al contado o por transferencia… Son varias las opciones que se ofrecen a la empresa para que le sea más fácil la recuperación de dinero y evitar riesgos de créditos no satisfechos.

5. Procedimientos

A continuación, se recomienda formalizar las diferentes etapas de generación de deudas pendientes de clientes para evitar riesgos e informar al personal de la empresa.

No son casos aislados

En realidad, no es solo una empresa la que tiene dificultades para gestionar las deudas pendientes. En todo caso, hay soluciones para agilizar los cobros y, de esta forma, reducir el DSO. Con ELOFICASH es fácil hacerse con el control de deudas pendientes mediante la gestión de reclamaciones a cuentas, herramientas de generación de informes y cuadros de mandos con diferentes niveles de detalle, además de procesos y programas que fomentan la colaboración para que toda le empresa se centre en generar cash flow.

Conoce también las ventajas, el  valor añadido, las funcionalidades y la experiencia que ELOFICASH aporta a la gestión de riesgos de crédito y cobros de clientes, así como su tecnología y sus modelos de contratación.

¡Con ELOFICASH Credit Managers, CFOs y CIOs ganan en productividad!

Más información y consultas en la sección de Preguntas frecuentes.

Fuentes de los iconos: picjumbo e iconfinder

Fermer le menu