¿Qué es el DSO?

La sigla DSO proviene de una expresión inglesa muy utilizada en el ámbito de las finanzas y la gestión de cobros, «Days Sales Outstanding», traducida al español como «Período Medio de Cobro, PMC».

El DSO es un indicador de rendimiento de la empresa y de la financiación de sus clientes expresado en días para saber cuánto tiempo transcurre entre una venta a crédito hasta su cobro.

Cuanto más bajo sea el DSO significa que antes paga el cliente y, a la inversa, cuanto más alto, más se tarda en cobrar.

Cálculo del DSO por el método contable

¿Por qué conviene calcularlo?

Más que un fin en sí mismo, el DSO es un indicador de control y rendimiento. De forma que conviene calcularlo para que dicho período se reduzca al agilizar los cobros y, de esta forma, mejorar la necesidad de capital circulante de la empresa.

El análisis de dicho indicador es, por tanto, el primer paso en la estrategia de reducción del plazo de financiación de clientes.

La necesidad de capital circulante se puede expresar en número de días y se divide en tres indicadores:

  • el DIO (Days Inventory Outstanding): número de días de media que un producto permanece en inventario;
  • el DPO (Days Payable Outstanding): período medio de pago a proveedores;
  • el DSO: periodo medio de cobro a clientes.

Como se puede observar, para mejorar la necesidad de capital circulante de la empresa, el DSO no es el único indicador que hay que activar. 

¿Cómo se calcula?

Se pueden aplicar diferentes métodos de cálculo para su cálculo:

1. El método contable

La fórmula básica es la siguiente:

          (Cuentas por cobrar, con IVA / Ventas, con IVA) x Número de días

La ventaja de este método es su sencillez, pero puede presentar variaciones según el período analizado (60, 90, 120 días). Además, la estacionalidad puede que no se tenga en cuenta y los cambios en las ventas pueden tener una gran influencia en los cálculos y distorsionar los resultados.

2. El método «countback» o «rollback»

Este método de cálculo, también denominado «por agotamiento», consiste en eliminar, sucesivamente, saldos financieros pendientes, hasta su agotamiento, las ventas con IVA de cada mes y sumar el número de días de cada mes correspondiente.

La ventaja de este método es que se tienen en cuenta la estacionalidad y los importantes cambios en las ventas. No obstante, incluye el saldo pendiente actual y el pagadero.

¿Qué hay que hacer para reducir el DSO?

Para reducir el DSO, hay que mejorar lo siguiente:

  • el plazo de cobro de facturas de clientes;
  • el plazo de gestión de incidencias y cobros por vía amistosa;
  • la automatización del proceso gestión de cobro de clientes.

ELOFICASH ayuda a mejorar el proceso gestión de cobro de clientes y a reducir el DSO. Gracias a funcionalidades como la reclamación avanzada, los KPI, la gestión de tareas…, los usuarios pueden dar cuenta de una reducción de su DSO en más de cinco días.

Fermer le menu